De vacaciones a Bariloche!

Al egresar de la universidad debía viajar para terminar de liberar el estrés de los aaaaños de estudio. Solo sabía que debía viajar a algún lado, algo más lejos que ir de una ciudad a otra y Bariloche se asomaba como un gran destino.

Con la ciudad argentina como objetivo, comenzamos a planificar el viaje junto a Daniela. Ella tiene muy poca experiencia en moto, por lo que debía equiparse completamente y aprender a viajar de acompañante en la moto. Un par de salidas bastó para que se adaptara y aprendiera algunos tips.

Salida bien temprano en la mañana con destino a Neltume, desde Concepción tomamos la Ruta de la Madera hacia la Ruta 5. Luego en Freire tomamos el camino que nos llevaría por Villarrica y Lican Ray (parte de la ruta Siete Lagos en Chile) hacia el Lago Calafquen, que con paisajes de postales nos auguraban un viaje inolvidable. Rodeamos el lago por las rutas S-879, T-253, T-785 y T-225, estos son caminos pavimentados, en buen estado y con poco tráfico. Al llegar a Panguipulli se evidencian algunos toques de la típica arquitectura influenciada por los colonos alemanes que llegaron al sur de Chile. Por dato de un amigo, almorzamos en un restaurant llamado Le Streghe (paso el dato).

Ya con el estomago contento, cargamos combustible y seguimos viaje hacia el destino del día. El camino internacional serpentea la ondulante costa del Lago Panguipulli, el que tampoco defrauda con sus vistas. Cada ciertos kilómetros hay unos miradores muy bien acondicionados, donde principalmente aventureros ciclistas reponen energías.

A unos 8 kilómetros de Neltume se termina el pavimento y comienza un camino de ripio en regular estado y empeorado por “furiosos automovilistas” que hacen gala del acelerador en sus 4×4, el motivo lo desconozco. En uno de los miradores donde nos detuvimos una avispa se metió dentro de mi chaqueta y solo unos kilómetros más allá me muerde cerca del ombligo. Precavidamente andábamos con anihistamínico y otros medicamentos para estos casos. Siempre viajen preparados.

¡Por fin llegamos a Neltume! Ya son cerca de ls 18:00 horas y nos esperan en el Hostal Bosque Encantado, por fin una ducha, comida y una cama para descansar. No por mucho, ya que como solo estaríamos una noche, queríamos visitar la cascada del Estero Quebrada Onda. Tras unas interminables escaleras llegamos a ver como cae el agua… una cascada más, pero que no deja de sorprender por la inmensidad de la naturaleza.

07:00 am del día siguiente ya estamos listos para partir hacia Puerto Fuy, donde tomaremos la barcaza Hua-Hum que nos llevará a lo largo del Lago Pirehueico hacia Puerto Pirehueico. Afortunadamente íbamos con una reserva ya que en temporada alta es grande el afluente de turistas que utilizan este medio. Al otro lado hicimos aduana y comenzamos lo que sería la parte más dura del viaje. Solo 46 kilómetros nos separaban de San Martín de Los Ándes en Argentina (Ruta 48) bordenado el lago Nontué y Lácar, pero la ruta se encargaría de que se hicieran eternos. El camino es de ripio, mal compactado, con varias curvas y contracurvas, calamina y con pendientes bastante pronunciadas y el sol pegando tan fuerte como podía. Varias veces nos preguntábamos si había sido la mejor alterativa, pero ya estábamos ahí. En cada claro ya veíamos que habíamos llegado a San Martín, pero no, solo eran nuestras ilusiones de salir rápido de ese camino… pero como no hay mal que dure 100 años, llegamos a la hermosa ciudad argentina.

Agua y una hamburguesa frente al lago Lácar eran necesarios para devolvernos la sonrisa a la cara. Debíamos cargar combustible, pero no contábamos con que solo había 1 estación disponible en la ciudad y que la fila se hacía eterna, pero debíamos cargar si o si así que no nos quedo otra opción. De pronto, saltándose gran parte de la fila llega un motociclista a mi lado… patente chilena (no podría ser de otra forma). Él venía viajando de Santiago en una KLR 650. Repostamos y seguimos viaje hacia Bariloche. La ruta estaba en obras, pero en un 90% de avance por lo que anduvimos bastante bien con los tiempos y embobados con los lagos y paisajes (Ruta siete lagos -Argentina), no me hice el tiempo de detenerme a tomar fotografías o hace un video (mal ahí Matias).

Llegamos a Villa La Angostura como a las 18:00 horas, nos refrescamos y continuamos por la ruta 40 hacia Bariloche.

Continuará…

ver más videos

PRESENTADO POR